HISTORIA DE LAS LAPTOPS

Para llegar al formato que actualmente conocemos en notebooks, se necesitaron más de 25 años de continuos desarrollos. Aquí destacaremos los modelos que marcaron tendencia. Desde la Commodore 64 a la Toshiba Satellite, pasando por la IBM Portable PC.

 

Los Pioneros

En la primera mitad de los años ‘80, modelos como la Commodore 64, la ZX Spectrum y la RadioShack TRS-80 mostraban un mismo concepto: el teclado hacía las veces de gabinete, conteniendo la motherboard. Éste, tenía la salida que permitía que su interface se viera en la televisión o un monitor compatible. En caso de contar con otras utilidades, tales como las unidades ópticas (diskettes o cassettes), se agregaban como dispositivos periféricos.

Si bien estaban desarrollados para uso hogareño, existía la posibilidad de transportarlos. Observemos lo díficil que era esta tarea en el año 1982. Por un lado, el teclado/CPU. Por el otro, el monitor. Dos valijas nada livianas para transportar.

 



 

Las primeras portátiles completas
 

Tanto la IBM Portable PC, como la Compaq Portable, integraron los componentes fundamentales de una computadora y los hicieron transportables. El teclado, en este caso, funcionaba como la tapa de esas enormes cajas que eran las primeras computadoras portátiles. Para darnos una idea de su tamaño, basta con imaginárselas: eran algo más grandes, pero bastante más pesadas que el gabinete actual de una PC de escritorio.  

En estos desarrollos, el gran esfuerzo por integrar la máxima tecnología disponible siempre estuvo presente. Las portátiles podían cumplir la misma función que cualquier computadora de escritorio. Sin embargo, su precio era considerablemente mucho más alto que sus pares, haciéndolas inaccesibles al público masivo.

Cada vez más portátiles
 

En la segunda mitad de la década del ‘80, algunos modelos de marcas como Bondwell, Ericsson y Toshiba, comenzaban a confirmar la importancia de tener un equipo portátil capaz de realizar las mismas tareas que cualquier computadora de escritorio. A lo largo de los años, las marcas fueron adaptándose a una misma manera de entender una notebook: el teclado y el monitor son las dos caras que se abren y cierran. A ambos lados de la carcasa, se encuentran los diferentes conectores y unidades de almacenamiento y lectura. 

 

 

Llegada masiva
 

Durante los 90, la popularización de las computadoras, y la masificación de Internet convirtieron a las notebooks en un objeto de deseo. Sus precios comenzaron a abaratarse notablemente, llegando al público masivo. Una notebook significó mayor facilidad de uso, portabilidad, y el acceso a las nuevas redes internas y externas. Se agregaron a las carcasas nuevos botones, con diferentes funciones de entretenimiento. En esa década, se establecieron las marcas que definirían la tendencia hacia el futuro: Toshiba, Sony, Acer, HP, IBM (luego Lenovo), Asus, Apple y Dell. 

Hoy y mañana
 

En esta década, los mejores elementos del mundo tecnológico, se incorporaron de manera simultánea a las notebooks: las enormes posibilidades multimedia, el desarrollo de las conexiones USB, la incorporación de unidades ópticas de alta calidad (DVD, Blu-ray), las conexiones inalámbricas de alta velocidad (WI-FI, 3G, Bluetooth) y una continua carrera hacia equipos más livianos y potentes. 

Algunos de los conceptos más interesantes de los últimos tiempos, son los que pueden encontrarse en la Asus EeePC y la MacBook Air y la Sony Vaio UX. Notebooks ultraportátiles mucho más pequeñas y livianas, sin unidad óptica y con amplia conectividad inalámbrica.